Consenso TASC – Lesiones aortoilíacas y fermoropoplíteas

El consenso TASC II intersociedades de europa y Norteamérica sobre enfermedad arterial periférica fue publicado en el año 2007. Este consenso trata sobre ascpectos diagnósticos y de tratamiento de la enfermedad vascular periférica, y en este apartado nosotros vamos a ofrecer la clasificación de las lesiones arteriales de acuerdo a su grado de dificultad relacionada al tratamiento endovascular, teniendo en cuenta que las de tipo A son aquellas más sencillas desde el punto de vista técnico y con mejores resultados en el seguimiento, mientras que las tipo D son aquellas más difíciles de tratar y con peores resultados durante el seguimiento. Desde el punto de vista práctico presentaremos esquemas de las lesiones con las definiciones correspondientes.

CLASIFICACIÓN TASC DE LESIONES AORTOILÍACAS.

            Las lesiones tipo A y tipo B son las más sencillas de tratar y las que tienen mejores resultados a largo plazo. Básicamente debemos nombrar a las estenosis aisladas no difusas y a las oclusiones totales cortas.
Las lesiones aortoilíacas tipo C son aquellas de dificultad intemedia. En el caso de 1, es necesario recanalizar ambas oclusiones y eventualmente reconstruirla aorta distal mediante la técnica de kissing stents. En el caso 3 es importante resaltar que la femoral común no es favorable para el tratamiento endovascular debido a que está en una zona de flexión y puede provocarse la deformación de los stents que se implanten en ese segmento. En cuanto al ejemplo 5 debemos destacar la dificultad de recanalizar oclusiones crónicas largas y calcificadas.

Las lesiones aortoilíacas tipo D son las más complicadas de tratar. Las oclusiones infrarrenales (síndrome de Leriche) son difíciles de recanalizar. La enfermedad difusa necesita mucha intervención y el implante de varios stents, con la consecuente posibilidad de mayor tasa de reestenosis. En el caso de los pacientes con aneurismas de aorta que no son buenos candidatos para endoprótesis, como la cirugía convencional resuelve las estenosis ilíacas asociadas no tiene sentido el tratamiento endovascular.

CLASIFICACIÓN DE LAS LESIONES FEMOROPOPLÍTEAS

En el caso del territorio femoropoplíteo debemos tener en cuenta que las estenosis aisladas o las oclusiones cortas son favorables para el tratamiento endovascular, y también si hay ausencia de enfermedad poplítea.


Las lesiones tipo C y D femoropoplíteas son complicadas de tratar por vía endovascular, ya sea por el largo de las oclusiones totales o por la ausencia de lechos distales a nivel infrapatelar.

Bibliografía:

  1. Inter-Society Consensus for the Management of Peripheral Arterial Disease (TASC II) L. Norgren, W.R. Hiatt, J.A. Dormandy, M.R. Nehler, K.A. Harris and F.G.R. Fowkes on behalf of the TASC II Working Group. Eur J Vasc Endovasc Surg 33, S1-S75 (2007).